MANIFIESTO

Se ha dicho en numerosas ocasiones: No somos un movimiento partidista pero sí político. ¿Qué significa esto?

No pertenecemos a ningún partido político ni sindicato. Somos una iniciativa ciudadana que nace de la sociedad civil sin aspiraciones de poder. Se trata de una plataforma abierta a toda la ciudadanía para encauzar el malestar; para transformar la indignación pasiva en compromiso activo, para regenerar las instituciones democráticas y su funcionamiento dando cabida a diferentes sensibilidades, ideas y creencias. No somos un movimiento antisistema porque reivindicamos el valor de la política y confiamos en la fuerza social como medio para lograr una democracia más verdadera y real, más justaparticipativa. Consideramos que hacer política debe ser algo más que depositar un voto en una urna cada cuatro años; la política nos concierne a todos y por eso queremos recuperar el espacio público de la ciudad como lugar de encuentro y debate. No es otra cosa lo que significa la palabra política: ejercer la ciudadanía.

Por ello, invitamos a toda la ciudadanía a formar parte de esta plataforma; también a todas las asociaciones y ONG’S -sin importar edad, género o ideología- que quieran contribuir en este proyecto de pedagogía social, abierto a la reflexión conjunta pero también a la acción coordinada a través de iniciativas y reivindicaciones.

Los puntos básicos que a nivel local exigimos a nuestros poderes públicos, en línea con lo que el movimiento DRY exige en toda España son:

 

1. Ley Electoral

Instar al Ayuntamiento de Villena a aprobar una moción que solicite al Gobierno Central que promueva la reforma de la ley electoral.


2. Corrupción

Instar al Ayuntamiento de Villena a que se comprometa a no utilizar procedimientos de contratación que, aun siendo legales, son poco transparentes (ej. procedimientos negociados sin publicidad).

Limitación, control y transparencia en los gastos (dietas y desplazamientos) de los concejales y de sus sueldos.

 

3. Poderes

Optimización del uso de los recursos humanos disponibles en el Ayuntamiento, limitación de cargos de confianza e interinos contratados sin concurso público.

 

4. Control ciudadano

Utilización, difusión, mejora y promoción del uso efectivo del Reglamento de Participación Ciudadana.

 

Estos son, entre otros puntos que hemos de discutir los ciudadanos, los mínimos exigibles para con aquellos que nos gobiernan.